Autoestima ¿Como aumentarla?

Me encanta compartir mis experiencias. Mis conocimientos. Es una de las razones por las que me apunté en el curso de Ángel Lafuente. Quería COMUNICAR

El objetivo de este blog, no es sólo contarles historias de mi vida. Es llegar a todos ustedes, transmitir lo que voy aprendiendo. Para mi es todo un éxito… si al menos… a uno de ustedes le resulta útil, le motiva, le empuja… a realizar sus sueños... sus objetivos.

Anoche. Llegué a casa. Encendí el ordenador. Quería ver si alguien había expresado su opinión en alguno de mis artículos. No fue así, la verdad es que sólo hacía cinco horas que lo había mirado por última vez. Sí tenía un comentario en mi muro personal. Escrito por un compañero de la Universidad. Leerlo aumentó mi autoestima. Automáticamente me recordó un capítulo del libro “Vivir sin miedos”, de Sergio Fernández.


El capítulo tiene como título: “¿Es fan de su gente?”. Hacía tiempo que quería comentar algo sobre este tema. Pero anoche fue el momento perfecto. La confianza que muchas personas han depositado en mí, incluyendo este comentario, marcaron el punto de inflexión. 

Ahora es el momento”, pensé.

Voy a citar varias frases del capítulo. Me parecen muy interesantes y estoy totalmente de acuerdo con ellas. Las tengo subrayadas… como todas las frases que me han llamado la atención al leerlas.


Las expectativas que ponemos sobre el comportamiento de los demás acaban influyendo sobre su comportamiento

Lo que usted piensa o siente, tiene una influencia directa en su entorno. Y, por tanto, en su vida

¡Hágase fan de su gente! Es una de las prácticas que, con menos esfuerzo, mayores cambios puede ejercer a su alrededor

Aumentar los niveles de autoestima de las personas de su entorno hará más satisfactoria su vida y la de los demás

Aprenda a observar a otras personas y a percibir sus aspectos maravillosos, que seguro que los tienen

No hay personas mediocres, sino observadores mediocres”, Joyce.

Es muy importante decirle a los demás lo mucho que los apreciamos y admiramos, lo bien que hacen las cosas, lo importante que para nosotros ha sido que esa persona haya hecho algo en concreto

Hace unos años que no me tiembla la voz para comunicarle a una persona lo bien que hace algo… lo bien que le sienta lo que lleva puesto… darle las gracias por el apoyo prestado… etcétera.

Es importante saber recibir halagos. Muestras de confianza hacia nosotros. Tengo que admitir que…, esto se me da bastante peor. Soy muy exigente conmigo. Siempre pienso que puedo hacerlo mejor. Por un lado, esta actitud me ayuda a progresar en la vida, conseguir mis objetivos, luchar contra mis miedos. Pero por otro lado, no me permite celebrar mis éxitos. Hace que me enfade, que en ocasiones me bloquee y tarde más en intentarlo de nuevo que si creyera más en mi potencial.

Cuando celebramos nuestros éxitos, lanzamos un mensaje al mundo. Le estamos diciendo: “¿Sabes?.... Lo que me ha pasado me gusta…. ¡quiero volver a sentirme así!”. La forma de celebrar es muy personal. Hazlo como te lo pida el cuerpo.

Al centrar nuestra atención en lo positivo que hemos vivido, atraeremos más energía positiva a nuestra vida. Si queremos confiar en nuestras propias posibilidades, es imprescindible recordar aquello que hemos hecho bien, nuestros logros. 

Soy la típica persona que cuando le dicen que está haciendo algo bien, suele contestar: ¿Siii?, ¿Tú crees? Estás exagerando”. En mi defensa, he de decir que estoy cambiando. Acepto mejor tanto las críticas (siempre que sean constructivas) como los halagos. Todavía me queda mucho trabajo por hacer. Estoy en el buen camino. Paso a paso. Poco a poco. Lo iré consiguiendo.


Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tus comentarios: Por favor se respetuoso.

Monica Frey Grimm

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Compartir

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More