¿Crecer o decrecer?

Ayer me propusieron hacer un curso y un taller en la Universidad de Verano de Maspalomas. Mi primera reacción fue negativa. Pensé: "acabo de terminar el curso en la Universidad y tengo ganas de tener las tardes libres para hacer lo que me apetezca y no para meterme en un curso".

Sólo pensaba que no iba a poder asistir a las actividades de escalada, submarinismo, rapel, barranco y todo lo demás que tenía pensadas para estas dos semanas. Y por esto, mi respuesta fue que no, que no tenía ganas, que estaba cansada y que no me apetecía. 

Pero soy incapaz de no darle vueltas a las cosas y fue ayer por la tarde cuando me vino a la cabeza un fragmento del libro de Robert T. Kiyosaki, "Padre Rico, padre pobre", donde un niño con sólo 9 años eligió no jugar con sus amigos al softball los sábados para aceptar la propuesta de su padre rico de trabajar por sólo 10 centavos la hora. Lo hizo porque quería aprender a hacer dinero, quería aprender como hacer que el dinero trabajara para él y no trabajar por dinero.

Lo que quiero decir es que el que algo quiere algo le cuesta. El curso se titula: 
"La otra carrera necesaria. Como hablar siempre con eficacia. En público, en privado, en radio y en televisión" 

y lo describen como sigue:
"El dominio de la palabra hablada no es un lujo, sino la herramienta insoslayable para el trabajo y para las relaciones. En cualquier situación, el que sabe comunicarse aventaja a los demás, y prestigia su propia imagen y la de su empresa.

El dominio de la expresión confiere seguridad personal; vence a la timidez, que cierra tantas posibilidades en la vida; aumenta la vitalidad; actúa como una verdadera psicoterapia, superadora de complejos y limitaciones; produce una gratificante sensación de libertad."




Ante esto, me es imposible resistirme a asistir tanto al curso como al taller. Así que seguiré el ejemplo de aquel niño de 9 años y emplearé las tardes de las dos próximas semanas a vencer mi timidez, aumentar mi vitalidad, superar complejos y limitaciones y conseguir esa sensación de libertad.


Todo esto me servirá para lograr mis objetivos dentro de los cuales estaba evidentemente, la formación. Y por último, y haciendo alusión al artículo donde hablaba del sistema JARS, el importe de estos cursos saldrá, como no puede ser de otra forma, de mi cuenta de formación. 


Si no creces decreces, si decreces envejeces, si envejeces mueres ... así que, sigue creciendo, sigue formándote, sigue avanzado ....

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tus comentarios: Por favor se respetuoso.

Monica Frey Grimm

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Compartir

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More