Todo es cuestión de ACTITUD

Hoy he tenido que poner en práctica lo que he aprendido sobre la ACTITUD. Sobre la decisión de actuar de una manera u otra con respecto a algo. 

En este caso, empecé la mañana mal, mentira, la empecé muy bien hasta que llegué al baño. No se me ocurrió otra cosa que pesarme ¿vale?. Cuál sería mi sorpresa cuando vi, que sin ningún motivo aparente, había subido un poco de peso. ¡¡Agggg!! Me enfadé conmigo misma. Tremendo error amigos, tremendo error. 

Pero ahí estaba yo, con un cabreo increíble totalmente innecesario y falto de lógica lo mires por donde lo mires. Se me pasó por la cabeza que no debería haber cenado lo que cené. Pero... ¿cómo podía pensar eso?. La cena fue maravillosa además de ser cero en grasas y en calorías. La compañía ni se lo imaginan.

A lo que quería llegar. Tomé una decisión sobre este tema. Elegí ser feliz, quererme, amarme y aceptarme. Alguna razón habrá, será la falta de ejercicio esta semana, el estar sentada prácticamente todo el día (en el trabajo, en el curso, etc). Sea lo que sea, no es razón para no quererse. Ya pondré solución a esto el fin de semana. Vuelvo a estar CONTENTA y MUY FELIZ.

Tenía en mente otro artículo, pero este me pareció que venía como anillo al dedo. Un ejemplo claro y real de cómo controlar tu estado de ánimo. Hoy lo he conseguido y espero controlarlo SIEMPRE.



Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tus comentarios: Por favor se respetuoso.

Monica Frey Grimm

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Compartir

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More