Una historia de esperanza y motivación

Un amigo me enseñó ayer un vídeo en youtube donde se cuenta una historia hermosa e increíble. Me gustó tanto que me quedé con las ganas de publicarlo aquí para compartirlo con todo el que quiera. 

Es una historia que hay que ver para creer. La historia de un padre que es capaz de escalar montañas, de correr hasta el fin del mundo y regresar para darle a su hijo una vida mejor. Una vida que transciende las limitaciones de su cuerpo. 

Rick nació hace unos 44 años. El cordón umbilical se había enredado en su cuello. Al nacer tenía espasmos. Los médicos les dijeron a sus padres que su hijo tenía daños irreparables y que jamás conseguiría caminar ni hablar. También les dijeron que se olvidaran y que lo ingresaran en una institución porque no iba a ser más que un vegetal para el resto de su vida.

Aún así, ellos no hicieron caso y llevaron a su hijo con ellos a casa. Lo criaron igual que al resto de sus hijos. Iba a la playa, jugaba al hockey sosteniendo el palo con su silla de ruedas y mucho más. Rick respondía a todo esto mirando directamente a los ojos y parecía entender todo lo que decían a su alrededor.

Cuando Rick tenía doce años, un grupo de ingenieros creo un sistema, llamado "la máquina de la esperanza". Con ella, Rick consiguió expresar cuando estaba feliz, cuando quería algo, pudo ir a la escuela e incluso a la Universidad.

Si te parece interesante, te puedo asegurar que el resto de la historia lo es más. Como un padre es capaz de correr el Ironman con su hijo paralítico. En el siguiente vídeo tienes toda la historia, es increíble, de verdad, no dejes de verlo.




Espero que después de esto, veas la vida con una sonrisa y sepas aprovechar todo lo bueno que tiene y dejes a un lado las excusas. Todo es posible cuando uno lo quiere con fuerza. 

Que tengas un buen día, buena semana ....

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tus comentarios: Por favor se respetuoso.

Monica Frey Grimm

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Compartir

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More