Perseguir nuestros sueños

Como seres humanos, tenemos la capacidad de soñar. Anhelar persistentemente algo. Ese deseo de conseguir lo que soñamos nos conduce a realizar acciones que pensábamos imposibles. Tenemos todo lo necesario para labrar el camino hacia nuestros objetivos. Nuestros sueños no tienen por que quedarse en deseos frustrados o sin expresar.

Me caracterizo por ser de las que se plantean objetivos y van a por ellos, o al menos, lo intento. Como ejemplo te diré que, hace tres años me plantee volver a la Universidad para hacer la carrera que en su día abandoné. Me puse manos a la obra y me matriculé, no sin problemas ya que el plan de estudios había cambiado. En la búsqueda de este objetivo he invertido mucho dinero, gran cantidad de kilómetros recorridos, tiempo invertido, nervios y más. Ha sido duro, no lo voy a negar. Pero cuando veía los resultados y las buenas notas pensaba: “Ha valido la pena. Lo he hecho bien”. En la actualidad están intentando frustrarme este objetivo por motivos puramente administrativos que ni ellos tienen claros. No sé como terminará esta historia, lo que si puedo adelantar, es que no abandonaré sin luchar e intentaré por todos los medios matricularme de las asignaturas que me faltan para terminar.

En el siguiente anuncio de Coca Cola Light, se aplaude a todas aquellas personas que son capaces de perseguir sus sueños sin temer las consecuencias. Dejen a un lado el marketing propio del anuncio y centren su atención en el mensaje. Verán como uno de los ejemplos que pone es el de una chica de dejo derecho en quinto para estudiar veterinaria, cumplió su sueño y termino cuidando animales en África.




Miedo a los cambios

Los humanos tenemos miedo a los cambios, a perseguir nuestros sueños por miedo a fracasar. Esto tiene como consecuencia la negación de nuestros sueños. Solemos pensar: ¿Y si sale mal?, ¿y si no soy capaz?, ¿y si lo pierdo todo?, ¿y si a mi familia no le parece bien? ¿y si........?

No debemos temer las consecuencias. Un lobo no fracasa cuando combate un territorio. Se retira y busca otro, así hasta que muera. Las consecuencias no son nada, lo único importante es que moriremos, y todas nuestras precauciones habrán sido en vano, porque ya no te importarán.

No tenemos que lamentarnos por lo que perdemos. Debemos luchar por nuestras metas. En nuestro interior sabemos que vale la pena intentarlo.

Voluntad, ilusión, perseverancia y un plan es todo lo que necesitamos... y por supuesto... ¡¡GANAS DE ARRIESGARNOS!!

Debemos huir de los planes y sueños que los demás quieren imponernos para buscar aquello que elegimos libremente y cuya consecución nos hará felices.

Pasemos a la acción. ¡Podemos conseguirlo!

Trabajemos para lograr nuestros sueños, nuestros objetivos. No nos quedemos en soñar. Dediquemos tiempo para hablar con nosotros mismos. Busquemos en nuestro interior aquellas ideas y planes que nos hacen vibrar de emoción. Estos son son nuestros sueños.

Podemos escribir nuestros deseos. Hacer una lista. Priorizar aquellos sueños que sean más sencillos o que deseemos más. A raíz de aquí, nos plantearemos objetivos para lograr nuestras metas, una serie de pasos que podamos cumplir que nos acerquen a lo que deseamos. Recuerda que todo gran camino comienza con un primer paso.

Ahora, solo nos queda cumplir nuestro plan. A cada paso que demos, estaremos más cerca de lograr lo que anhelamos.

Recuerda que una vez escribí un artículo que se titulaba: "Todo es cuestión de actitud". Me voy aplicar ese consejo de nuevo para atacar el nuevo problema que me he encontrado en mi camino. Voy a luchar para conseguir terminar el objetivo que me había establecido. Terminar mi carrera universitaria.

¡¡ NO DEJES DE SOÑAR !!
¡¡ LUCHA POR TUS OBJETIVOS !!

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tus comentarios: Por favor se respetuoso.

Monica Frey Grimm

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Compartir

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More