Buscando la eficiencia. Sueño Polifásico


¿Porqué los días no tendrán más horas? Estoy segura, que al igual que yo, existen muchas personas que se han hecho esta pregunta, sino esta, otra muy parecida. Ahora mismo estoy en una etapa de mi vida donde me hago esa pregunta con mucha frecuencia.

Les cuento: Tener al día este blog con artículos interesantes (al menos para mi y espero que para más personas también), mantener y alimentar el Rich Dad Canarias y Sorprendedores Gran Canaria, aunque no se lo crean, me roba unas buenas horas cada día. Si a eso le sumo que trabajo, voy a la Universidad, asisto a cursos de Programación Neurolingüistica, tengo encargado el desarrollo de un programa informático... ¿de donde saco el tiempo -y las fuerzas- para todo lo demás? Espero, quiero y deseo llevar una vida lo más equilibrada posible… donde pueda disfrutar de todo aquello que me apetezca (y no morir de agotamiento en el intento) como puede ser el disfrutar de mi familia, amigos, tener tiempo para asistir a las actividades de escalada, rapel, descenso de barrancos, canoas... que montan mis amigos de Pino Multiaventura (a los que últimamente tengo un pelín abandonados, aunque por motivos laborales y formativos únicamente). Es obvio que las jornadas de 24 horas se me están quedando muy cortas.

¿Qué puedo hacer? Hace un tiempo que un amigo me ha hablado del sueño polifásico. Él lo descubrió leyendo un libro de Timothy Ferris quién aplicaba este método para ganarle horas al día sin sentir cansancio ni agotamiento. Me llevo metiendo con él desde entonces en plan risas pero ahora mismo, poniéndome seria y analizando la situación, me gustaría probarlo (ahora se meterá él conmigo pero bueno, es un daño colateral que estoy dispuesta a sufrir :-).

¿Qué es el sueño polifásico?

Todos sabemos que el sueño es imprescindible para el funcionamiento de nuestro organismo. Los médicos recomiendan dormir un promedio de ocho horas de sueño corrido para recuperar nuestra energía. Este sistema recibe el nombre de sueño monofásico. Nos vamos a la cama por la noche durante un intervalo de 6 a 8 horas, después nos levantamos y permanecemos despiertos alrededor de 16 horas. Cuando llega la noche volvemos a repetir el proceso. Lo más importante de cada ciclo es la fase de sueño REM. Dicho a groso modo, es en dicha fase donde nuestro cerebro realmente descansa y se recupera. Si nos regimos por un ciclo monofásico (como es mi caso y probablemente el tuyo) tardamos de 45 a 75 minutos cada noche en llegar a la fase REM y sólo conseguimos cerca de 2 horas de sueño REM.

Sin embargo, existe una nueva propuesta que puede servirte en caso de que necesites una mayor cantidad de horas de trabajo al día, sin sacrificar tu energía, EL SUEÑO POLIFÁSICO.

Este, propone dividir tu sueño para dormir por menos tiempo y más veces al día; de este modo, tu cuerpo se sumerge con mayor rapidez en la fase REM, el sueño profundo donde se produce un mayor descanso.

La clave del sueño polifásico es pasar el período de adaptación tan rápidamente como sea posible, haciendo cambios consistentes a una planificación de sueño y seguir con ellos a pesar del cansancio inicial.

Les voy a nombrar los distintos tipos de sueños polifásicos que he visto para que los conozcan.

Tipos de sueños polifásicos
  • Bifásico: Se duermen unas 6 horas por la noche y una siesta a media tarde de 20 minutos. Otra variable es dormir unas 4 a 5 horas por la noche, y una siesta de hora y media por la tarde.
  • Everyman con 2 siestas: Se duermen 4 a 5 horas seguidas y dos siestas de veinte minutos, repartidas a lo largo del día.
  • Everyman con 3 siestas: Se duermen 3 horas seguidas y tres siestas de veinte minutos, repartidas a lo largo del día.
  • Everyman con 4 o 5 siestas: Se duermen 1 a 5 horas seguidas, y cuatro o cinco siestas de veinte minutos, repartidas a lo largo del día.
  • Dymaxion: 4 siestas de 30 minutos, cada 6 horas exactamente.
  • Uberman: 6 siestas de 20 minutos cada 4 horas exactamente.

No debemos usar el sueño polifásico como una excusa para dormir aleatoriamente o intentar permanecer largos periodos de tiempo despierto y luego romperlo e intentarlo de nuevo.

Debemos tener muy claras las razones por las que queremos aplicar el sueño polifásico. Existen una serie de preguntas que debemos hacernos para estar seguros de nuestra decisión. Tenemos que tener muy claro que existe una fase de adaptación y que esta es dura. El hecho de tener más horas “libres” al día implica tener cosas que hacer, lo cuál lleva a tener una planificación para no quedarnos en el aire pensando.. “y ahora ¿qué hago?”.

Todo esto se los iré contando en próximos artículos así como mi experiencia al respecto. Igual se animan a practicarlo también :-)


Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tus comentarios: Por favor se respetuoso.

Monica Frey Grimm

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Compartir

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More