Mantente en el camino. Consejos de Kim Kiyosaki.

Buscando otra información di con un artículo escrito en la web "Escuela para ricos". Se trataba de un artículo escrito por Kim Kiyosaki y me pareció de lo más útil para las personas que como yo, queremos mantenernos en el camino y hacer progresos en nuestro plan financiero. 
Si eres como muchos de nosotros, hay buenas probabilidades de que las exigencias de la vida diaria te estén desviando de tu camino hacia lograr tus metas. Si esto te ha sucedido, he aquí algunos consejos para volver a la pista… y quedarte allí.
1.- Escribe tu objetivo y la pégalo en el espejo de tu baño (o el espejo que usas cada mañana para prepararte para el día).
Este es un recordatorio automático para mirar tu objetivo por lo menos una vez al día. Te recomendamos decir tu meta en voz alta para ti mismo cada vez que te mires en el espejo.
2.- Establece tus metas de formar positiva y establécelas como si ya hubieran ocurrido.
Ejemplo: En lugar de “Voy a perder 10 kilos para el 6 de noviembre de 2012,” establece tu meta como “Yo peso 60 kilos el 6 de noviembre de 2012″ En lugar de “Voy a tener $ 2,000 mensuales procedentes de mis ingresos pasivos para el 10 de diciembre del 2012″ di “tengo $ 2000 mensuales procedente de mis ingresos pasivos que fluyen hacia mis bolsillo el 10 de diciembre de 2012″ En cuanto más te digas esto a ti mismo, más real se volverá.
Además, asegúrate de que tu meta tenga las siguientes tres cosas:
  • Tu meta tenga una fecha específica en que alcanzará su objetivo
  • Tu meta está diseñada de forma que sepas claramente cuando la alcances. El resultado no es vago. Está bien definido
  • Tu meta es realista. Debe exigir mucho de ti y puede ser que no sepas cómo lo lograrás, pero sabes que es posible lograrlo.
3.- Haz una cosa (grande o pequeña) cada día que te acerque a lograr tu meta. 
Estas actividades diarias pueden ser algo tan simple como leer un artículo sobre el tema que elegiste o ver un especial de televisión que pertenezca al campo de tu meta. Mientras hagas una cosa, entonces tu objetivo estará presente en tu mente. Es importante recordarte a ti mismo tu meta todos los días y tomar acción diariamente para lograrlo.
Te recomendamos anotar esa cosa que hiciste durante ese día al final de cada día.
4.- Cuéntale tu meta SÓLO a las personas que realmente te ayudarán a lograrlo.  
No te engañes, no todo el mundo te apoyará para lograr tus metas. Mientras estés avanzando y creciendo, esos que no te apoyan, pueden llegar a sentir celos o resentimiento. A las personas no les gusta que le recuerden que es lo que ellos no están haciendo. Además, a medida que progresas y ganas más poder personal, los que quieren que dependas de ellos no te ayudarán a conseguir tus metas. Rodéate de personas que estén creciendo y teniendo éxito e imítalos para hacer lo mismo.
5.- Programa una re-evaluación semanal. 
Programa una cita contigo mismo una vez por semana, preferiblemente a la misma hora y día, para revisar tu progreso semanal. Esta cita debe tener un límite de tiempo establecido, ya sean 10 minutos o una hora. Este también es el momento para hacer las revisiones necesarias para tu meta. A medida que avanzas hacia tu meta, puedes descubrir que algunas piezas, como tu línea de tiempo, el tamaño de tu objetivo o cómo vas a alcanzar tu meta, necesitan ser modificadas. Evalúa tu objetivo semanalmente.
6.- Reconócete a ti mismo por cada paso que des. 
Cada día que tomes acción hacia tu meta, date a ti mismo un “¡Bien hecho!”. Incluso si das un paso y te tropiezas, aprende de los errores y reconoce lo que has aprendido. Si no te hubieras tropezado, puede que no hayas aprendido lo que necesitabas aprender. No tengas miedo de darte grandes recompensas por lograr esas pequeñas metas en el camino hacia alcanzar tu meta principal. Nosotras las mujeres nos culparnos a nosotras mismas demasiado rápido cuando las cosas no salen como las planeamos. En su lugar, celebra cada paso que tomes. Elógiate a ti misma por tus éxitos y por tus no-éxitos porque por cada paso que des, más aprenderás, y esa es la parte más importante del proceso. El viaje es realmente más importante que la meta misma.
 

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tus comentarios: Por favor se respetuoso.

Monica Frey Grimm

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Compartir

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More