Cuando la tensión te noquea

Hace ya bastante tiempo que no escribo ningún artículo. La razón no es otra que la falta de tiempo. Es lo que pasa cuando te entusiasmas con las cosas que te apasionan y no dispones de tiempo suficiente para llevarlas a cabo. 

Mi situación es la siguiente: estoy terminando una carrera que ya no me aporta nada, tan sólo terminarla; llevo a cabo la programación y análisis de un proyecto informático que debido a mi presión universitaria por los exámenes finales, no consigo elaborarlo al ritmo que suelo hacerlo; intento llevar al día el Rich Dad Canarias (Sorprendedores Gran Canaria) para que los seguidores no se sientan abandonados y continúen al día con todo lo que allí se publica y comparte; continúo mi formación en lo que realmente me apasiona y que aporta gran valor al Rich Dad Canarias y lo hago asistiendo a seminarios como el de este fin de semana en Madrid, "Intensivo Vivir Sin Jefe" impartido por Sergio Fernández, y en el mes siguiente al "Intensivo Mente Millonaria" de T. Harv Eker también en Madrid; a esto le sumamos la formación con CreaSistema como Practitioner de PNL (Programación NeuroLingüistica) al cuál me gustaría dedicarle muchas más horas de las que dispongo......

Lo intento llevar de la forma más planificada y optimista posible pero. hay días en los que la tensión me noquea. Tantas cosas en la cabeza hacen que esté continuamente despistada y me olvide de detalles, en ocasiones importantes. Anoche mismo, llegué a casa tarde y cansada (como uso y costumbre últimamente), necesitaba una camisa para hoy y claro, el no tener tiempo para nada implicar tener una montaña de ropa sin planchar. Decidí planchar esa camisa porque sinceramente no tenía ni fuerzas ni ganas de planchar más prendas. El caso es que encendí la plancha y la coloqué sobre la cama para que mientras se calentaba aprovechaba el tiempo para ir "ordenando" un poco la casa. Craso error el mío, la multitarea en mi sistema no está funcionando muy bien y en consecuencia olvidé totalmente que la plancha estaba encendida y acostada sobre la cama. Seguí ordenando y cuando entré en la habitación me olía a quemado, pero ni aún así me acordé de mi querida plancha. Pensé: "ya se chamuscó algún mosquito con la lámpara". De repente... ¡¡click!! algo en mi cabeza se activó y miré hacia la cama y ¡¡ooooo cielos que horror!!. El olor a quemado venía de allí, era la plancha que estaba quemando la cama. La quemadura llegó hasta la funda del colchón. Si lo miramos bien, hasta tuve suerte. Si llego a estar con otras temas por la casa podría haber llegado a arder, más con el calor que ha estado haciendo en la isla y en especial en esta zona. Las sábanas quedaron con una dibujo muy bonito similar al de esta camiseta quemada.... ¿a qué queda mono? 

Últimamente la tensión me está superando cada vez que algo se tuerce y me echa atrás la estrecha planificación que tengo. Tengo la suerte que lo supero rápidamente pero cada vez me afecta más y necesito terminar ya y dedicarme con más tranquilidad a lo que realmente quiero hacer. Afortunadamente, me quedan tres semanas para terminar la carrera si todo va bien, que va a ir bien porque tiene que ser así :-D. 

Y recuerda (y yo también porque en ocasiones me olvido) que..

La actitud positiva es la actitud mental adecuada en cualquier situación ayudándonos a resolver los problemas que puedan aparecer en nuestro camino

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tus comentarios: Por favor se respetuoso.

Monica Frey Grimm

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Compartir

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More