"Pequeño Cerdo Capitalista", Sofía Macías

Me gustaría compartir contigo un artículo que me ha enviado mi hermana esta misma mañana. En el cuerpo del mensaje pone: "Esta es de las tuyas...". 


Cuánta razón tiene, me conoce bien. Sí que es de las mías. De las mías y de todos aquellos que siguen este blog y el del Rich Dad Canarias


Ya tengo ganas de leer este libro y que Sofía me cuente, con más detalle, que tengo que hacer para convertirme en una pequeña cerda capitalista :-). 


El artículo lo puedes encontrar también en http://www.yorokobu.es/combatir-la-crisis-siendo-pequenos-cerdos-capitalistas/


Seguro que te gusta... disfrútalo… dice así:

La banca española ya fue rescatada. Grecia sigue a la deriva. Italia espera una catástrofe. Mientras el mundo sigue girando, el dinero todavía se nos va de las manos. En vez de culpar a los bancos y al sistema financiero de que no podamos viajar o comprarnos un coche, la solución puede estar en 200 páginas que nos enseñan a convertirnos en un Pequeño Cerdo Capitalista. En este libro, Sofía Macías, una joven mexicana de 27 años, muestra cómo dejar de pelearnos con el dinero, poder ahorrar y, sobre todo, cumplir nuestras metas.

“No puedes hacer nada para cambiar la situación macroeconómica pero si puedes tener más control en tu bolsillo. Si la gente tuviera ahorros de emergencia, deudas más controladas e incluso estuviera más atento a las oportunidades -porque la crisis siempre encierra oportunidades para crecer tu patrimonio-, las crisis no nos pegarían tan fuerte”, señala la autora.

Justo cuando el mundo empezaba una de las peores crisis financieras de la historia, Macías creó su blog Pequeño Cerdo Capitalista (Finanzas personales para hippies, yuppies y bohemios) en el que aconsejaba a las personas sobre cómo administrar mejor el dinero y, sobre todo, tener conocimientos básicos del sistema financiero. Cuestiones como comprar un seguro, escoger una cuenta de ahorros, liquidar la tarjeta de crédito o cómo hacer un viaje soñado se convirtieron en algo más simple de lo que parece. A los pocos meses, su página se convirtió en un libro debido al éxito obtenido y ya es un Best Seller con más de 65.000 copias vendidas.

“Tendemos a ver el dinero como una esfera separada de nuestra vida, como una especialidad, en vez de verlo como un conocimiento de supervivencia. Todas estas cosas son decisiones tan importantes como escoger tu carrera o tener una pareja. Más que un tema de números es un tema de procesos, de enfocar cuáles son tus metas y prioridades de vida para hacer una planificación eficaz del dinero”, comenta.

Una chica de 25 años se queda sin trabajo. Tiene las tarjetas de crédito a tope y, además, debe pagar el alquiler y sobrevivir hasta que encuentre otro trabajo con una liquidación de dos mil euros. Este negro panorama puede ser resuelto con una buena administración, con saber dónde invertir, cómo pagar las tarjetas sin que generen nuevos intereses y buscando siempre la mejor oportunidad. La chica, asesorada por el libro, logró resolver sus problemas.

El concepto del Pequeño Cerdo Capitalista es una burla a la gente que cree que acercarse a las finanzas es lo mismo que convertirse en un desalmado inversionista de Wall Street. “El mayor problema es la ignorancia financiera. Al no saber, tú le haces el camino fácil al banquero y al inversionista de Wall Street. Por eso necesitas nociones financieras básicas para tomar decisiones que te beneficien a ti y no a ellos. El libro te abre la llavecita a este entendimiento”.

En una generación que no piensa en el retiro y en la que un chico de 15 años aprende primero a endeudarse con una tarjeta de crédito que a abrir un fondo de inversión, se necesita cambiar de cultura financiera. “Somos la generación Young, Fabulous and Broke (jóvenes, fabulosos y arruinados). La gente empieza su vida sumergida en el crédito y no en el ahorro. Solo necesitas 40 minutos al mes en pensar qué hacer con el dinero que tienes. Es un medio para cumplir tus sueños. Si no le pones atención en algún punto de tu vida al dinero, el dinero siempre va a ser más importante que tus metas y un obstáculo para cumplirlas”, apunta la Pequeña Cerda Capitalista.

El bueno, el malo y el estrés

Actualmente estoy...como explicarlo, en tierra de nadie. Desmotivada, con ganas de todo pero sin ganas de nada. Tengo muchos proyectos en mi cabeza, buenos proyectos pero me he quedado sin fuerzas. Al intentar explicar como me encuentro, lo hago diciendo que es como la depresión post-parto pero en versión estudios (aunque no lo he vivido, ni el parto ni su posible depresión posterior). Una buena amiga me comenta que es mi presente, mi momento en tierra de nadie. Tiene razón, lo sé, pero no me gusta y necesito salir de aquí lo antes posible.

Después de vivir una época muy dura combinando mi trabajo “normal”, mis estudios de Informática, proyectos potentes para el Rich Dad Canarias, formación como Practitioner PNL, asistencia a distintos seminarios de desarrollo personal y educación financiera.... de repente... ¡¡¡PLUFF!!!! todo termina, bueno, todo menos mi trabajo “normal”, el cuál, por el momento mantengo, que tal y como están las cosas es un lujo de primera.

Terminé la carrera, los cursos, pasaron los seminarios, conseguí contactar con personas de la talla de Raimón Samsó y su “Intensivo ElCódigo del Dinero” y, Sergio Fernández con su “Intensivo VivirSin Jefe”.

¡¡ÉXITO TOTAL!! ¿Entonces? ¿Qué es lo que pasa? ¿Por qué me cuesta tanto hacer cosas ahora? Sólo tengo ganas de nada, bajar a la piscina o a la playa, ver la tele y dormir (lo que el calor me deja que es bien poquito).

Escuchando un programa de radio, me enteré que habían dos tipos de estrés, uno bueno y otro malo. El estrés es como un estiramiento que experimenta el organismo cuando tiene que hacer frente a una serie de desafíos que se salen de lo que es la normalidad... como los que viví durante tres meses. Lo tenemos asociado, por nuestras creencias, a emociones negativas y, en cuanto oímos la palabra estrés, automáticamente lo interpretamos como algo negativo que tenemos que evitar a toda costa.

El estrés tiene dos posibilidades, dos vertientes. La primera nos ayuda a hacer frente y con más eficiencia a superar cualquier obstáculo que nos pusiera la vida. ¿Quién no ha experimentado esos momentos donde te encuentras con un nivel de energía y vitalidad superior a lo normal? Días en los que nos vemos con una concentración sorprendente, una capacidad de recordar y de aprender fuera de lo que es habitual. Nosotros mismos nos sorprendemos de lo que nos pasa. Este sería el estrés positivo o Eustrés. La relación con las impresiones del mundo externo e interior no producen ningún desequilibrio orgánico, nuestro cuerpo es capaz de enfrentarse a las situaciones e incluso obtiene sensaciones placenteras con ello. El Eustrés nos ayuda a tomar decisiones con mayor facilidad.

La segunda posibilidad se puede definir como estrés desagradable o Distrés. Este nos reduce vitalidad, energía y además daña severamente la salud. Ocasiona un exceso de esfuerzo en relación con la carga. Va acompañado siempre de un desorden fisiológico producido por la aceleración de las funciones: hiperactividad, acortamiento muscular, somatizaciones, envejecimiento prematuro… El Distrés puede desembocar en ansiedad y depresión.

Leyendo esto me he dado cuenta que el Eustrés me ha acompañado durante esos meses tan duros que terminé hace poco. Gracias a él, todo salió bien y fui capaz de terminar todo aunque he de reconocer, aunque muchos lo saben porque lo han leído o por que me conocen, que tuve momentos de debilidad y apunto estuve de abandonar. Pero lo más importante es que no lo hice y ahora que sé que existe, tengo que decir: 
¡¡GRACIAS EUSTRÉS!! :-D.

Por un momento pensé que podía tener Distrés en este momento pero no lo creo. Más bien creo que es agotamiento y que tan sólo necesito descansar y desconectar un poco para volver con más fuerza y energía.

¿Y tú? ¿Qué tienes? ¿Eustrés o Distrés?

Mientras lo piensas me autodedico esta canción de Bruno Mars, "The Lazy Song" (la canción de la flojera o algo parecido). "Hoy no tengo ganas de hacer nada, solo quiero estar en mi cama...". Les dejo una versión subtitulada y otra con el vídeo oficial porque está muy simpático.






Consejos para una vida mejor

Hoy me llegó un mensaje de una buena amiga de Madrid, Berta. Quería compartirlo con todos ustedes. 

Gracias Berta

Algunos de los consejos que encontraremos en este vídeo:
  • Disfruta de la fuerza y la belleza de tu juventud
  • Los problemas que realmente tienen importancia en la vida, son aquellos que nunca pasaron por tu mente
  • Todos los días haz algo a lo que temas
  • Canta
  • No juegues con los sentimientos de los demás
  • No toleres que la gente juegue con los tuyos
  • Relájate
  • No pierdas el tiempo sintiendo celos
  • A veces se gana y a veces se pierde (yo lo cambiaría por "se aprende")
  • Recuerda los elogios que recibías, no los insultos
  • Estírate
  • No te sientas culpable si no sabes muy bien lo que quieres de la vida
  • Eres el mejor instrumento que jamás tendrás
  • ....


Recuerda...son solo consejos. 

Buen fin de semana a todos


Sietes formas de ahorrar dinero


En los tiempos que nos ha tocado vivir son buenas todas aquellas estrategias que nos ayuden a tener bajo control nuestros gastos y nos ayuden a ahorrar.
Les dejo unas estrategias que me ayudan en mi vida cotidiana para mantener a raya mis gastos y poder seguir con más seguridad mi camino hacia la independencia financiera.

  1. NO VAYAS DE COMPRAS
Si no vas de compras, no gastarás dinero. Por supuesto, si necesitas algo vete y cómpralo. Pero se sincero contigo mismo, ¿¿¿realmente lo necesitas????

Cuando vayas de compras permanece alejado de los anuncios que te despiertan el apetito para comprar lo que no quieres. Puedes ahorrar más que dinero.

  1. VIVE DENTRO DE TUS POSIBILIDADES
Vivir dentro de tus posibilidades quiere decir comprar SOLO lo que puedes afrontar para evitar deudas, a menos que estés seguro que serás capaz de pagarlo con prontitud y siempre tener algo ahorrado para imprevistos.

Vivir dentro de tus posibilidades quiere decir que esperas hasta tener el dinero antes de comprar algo. Esto te evitará los cargos de intereses y además te dará un tiempo de espera durante el cual puedes descubrir que igual no quieres algunas de aquellas cosas que considerabas necesarias.

Recuerda el sistema JARS para gestionar tu dinero, de esa forma podrás tener todo bajo control y tus necesidades perfectamente cubiertas

3.    CUIDA LO QUE TIENES

Hay una cosa que todos tenemos que queremos que dure mucho tiempo y es nuestro cuerpo. Si prestas una mínima atención a las prácticas preventivas te ahorrará mucho dinero y tendrás un cuerpo muy saludable.
Extiende este principio a todas tus posesiones.

Muchos de nosotros hemos vivido con excesos durante muchos años. No se nos ha ocurrido cuidar y mantener lo que tenemos. Con un mínimo cuidado de muchas de nuestras cosas podemos extender su vida útil.
Recuerda MÁS cuesta dinero. Y MÁS puede no estar siempre disponible.

  1. USA LO QUE TIENES
Piensa cuánto dinero ahorrarías si simplemente decidieras usar las cosas un 20 % más.

Cuando vayas a comprar algo, pregúntate: “¿Tengo ya algo de esto que está en perfectas condiciones de uso?”. Aparte de ahorrar dinero, recuerda que ahorras espacio, y simplificas tu vida.

Otro modo de ahorrar dinero es preguntarte, antes de tirar algo, si podría haber otro modo de usar parte o todo de él.

Una palabra de precaución sobre este apartado. Usar algo hasta gastarlo, no quiere decir usarlo hasta que te gaste. Por ejemplo, si tus rodillas están sufriendo por unas zapatillas de running que ha perdido su amortiguación, será más barato comprar un nuevo par (en rebajas) que realizarte una cirugía porque te has lesionado aparte de dañar tu bien más preciado tu cuerpo.

  1. HAZLO TÚ MISMO
Antes de solicitar los servicios de un experto, sólo pregúntate: “¿Puedo hacer esto por mi mismo?, ¿Qué necesitaría aprender?, ¿sería una habilitad útil de saber?”.

Muchas habilidades para tu vida diaria se pueden aprender a través de web sites, clases de educación para adulto y por último, pero no menos importante, los libros. Cada cosa que se rompe se puede usar como una oportunidad para aprender. Lo que no puedas hacer, o elegir no hacer, puedes solicitarlo a otros. Cada bit de energía invertido en resolver estas rupturas no solo te enseña algo que necesitas saber para la próxima vez, sino ayuda a prevenir errores y reducir la factura.

  1. ANTICIPA TUS NECESIDADES
Anticipar tus necesidades puede eliminar una de tus mayores amenazas, el impulso a comprar.

Recuerda el corolario de la Ley de Parkinson: “El trabajo se expande para ajustarse a los plazos previstos para su realización”, por tanto ten en cuenta que las necesidades se expande para abarcar todo lo quieres comprar por impulso.

  1. SATISFACE TUS NECESIDADES DE FORMA DIFERENTE
El principio de sustitución dice que hay cientos sino miles de forma de satisfacer una necesidad. Hay una diferencia entre las necesidades y las estrategias que usamos para satisfacer esas necesidades.

La sustitución como estrategia no trata de reducir el placer, trata de asegurar que consigo lo que estoy buscando a la mitad del coste – o sin ningún coste. No me estoy limitando. Me estoy centrando. La sustitución no va sobre privación, va sobre ser creativo.

La sustitución también nos recuerda que el consumo está enraizado en cambiar un estado de ánimo, que es una señal que una necesidad no está siendo cubierta. La sustitución dice: “Cuando sientas deseo de comprar, tomate tiempo para seguir esa necesidad y preguntarte si la creatividad mas que el consumo podría llenarla”.

Sustitución no es limitación. Es liberación. Es dejar ir las suposiciones y hábitos, mirando la riqueza de la realidad y escogiendo la mayoría de los placeres disponibles que tenemos delante de nuestras narices.


DESEO QUE ESTAS ESTRATEGIAS TE AYUDEN Y SIRVAN PARA HACER CRECER TUS AHORROS E IR SALIENDO DE LA TAN TEMIDA CARRERA DE RATAS....

Compartir

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More