El bueno, el malo y el estrés

Actualmente estoy...como explicarlo, en tierra de nadie. Desmotivada, con ganas de todo pero sin ganas de nada. Tengo muchos proyectos en mi cabeza, buenos proyectos pero me he quedado sin fuerzas. Al intentar explicar como me encuentro, lo hago diciendo que es como la depresión post-parto pero en versión estudios (aunque no lo he vivido, ni el parto ni su posible depresión posterior). Una buena amiga me comenta que es mi presente, mi momento en tierra de nadie. Tiene razón, lo sé, pero no me gusta y necesito salir de aquí lo antes posible.

Después de vivir una época muy dura combinando mi trabajo “normal”, mis estudios de Informática, proyectos potentes para el Rich Dad Canarias, formación como Practitioner PNL, asistencia a distintos seminarios de desarrollo personal y educación financiera.... de repente... ¡¡¡PLUFF!!!! todo termina, bueno, todo menos mi trabajo “normal”, el cuál, por el momento mantengo, que tal y como están las cosas es un lujo de primera.

Terminé la carrera, los cursos, pasaron los seminarios, conseguí contactar con personas de la talla de Raimón Samsó y su “Intensivo ElCódigo del Dinero” y, Sergio Fernández con su “Intensivo VivirSin Jefe”.

¡¡ÉXITO TOTAL!! ¿Entonces? ¿Qué es lo que pasa? ¿Por qué me cuesta tanto hacer cosas ahora? Sólo tengo ganas de nada, bajar a la piscina o a la playa, ver la tele y dormir (lo que el calor me deja que es bien poquito).

Escuchando un programa de radio, me enteré que habían dos tipos de estrés, uno bueno y otro malo. El estrés es como un estiramiento que experimenta el organismo cuando tiene que hacer frente a una serie de desafíos que se salen de lo que es la normalidad... como los que viví durante tres meses. Lo tenemos asociado, por nuestras creencias, a emociones negativas y, en cuanto oímos la palabra estrés, automáticamente lo interpretamos como algo negativo que tenemos que evitar a toda costa.

El estrés tiene dos posibilidades, dos vertientes. La primera nos ayuda a hacer frente y con más eficiencia a superar cualquier obstáculo que nos pusiera la vida. ¿Quién no ha experimentado esos momentos donde te encuentras con un nivel de energía y vitalidad superior a lo normal? Días en los que nos vemos con una concentración sorprendente, una capacidad de recordar y de aprender fuera de lo que es habitual. Nosotros mismos nos sorprendemos de lo que nos pasa. Este sería el estrés positivo o Eustrés. La relación con las impresiones del mundo externo e interior no producen ningún desequilibrio orgánico, nuestro cuerpo es capaz de enfrentarse a las situaciones e incluso obtiene sensaciones placenteras con ello. El Eustrés nos ayuda a tomar decisiones con mayor facilidad.

La segunda posibilidad se puede definir como estrés desagradable o Distrés. Este nos reduce vitalidad, energía y además daña severamente la salud. Ocasiona un exceso de esfuerzo en relación con la carga. Va acompañado siempre de un desorden fisiológico producido por la aceleración de las funciones: hiperactividad, acortamiento muscular, somatizaciones, envejecimiento prematuro… El Distrés puede desembocar en ansiedad y depresión.

Leyendo esto me he dado cuenta que el Eustrés me ha acompañado durante esos meses tan duros que terminé hace poco. Gracias a él, todo salió bien y fui capaz de terminar todo aunque he de reconocer, aunque muchos lo saben porque lo han leído o por que me conocen, que tuve momentos de debilidad y apunto estuve de abandonar. Pero lo más importante es que no lo hice y ahora que sé que existe, tengo que decir: 
¡¡GRACIAS EUSTRÉS!! :-D.

Por un momento pensé que podía tener Distrés en este momento pero no lo creo. Más bien creo que es agotamiento y que tan sólo necesito descansar y desconectar un poco para volver con más fuerza y energía.

¿Y tú? ¿Qué tienes? ¿Eustrés o Distrés?

Mientras lo piensas me autodedico esta canción de Bruno Mars, "The Lazy Song" (la canción de la flojera o algo parecido). "Hoy no tengo ganas de hacer nada, solo quiero estar en mi cama...". Les dejo una versión subtitulada y otra con el vídeo oficial porque está muy simpático.






Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tus comentarios: Por favor se respetuoso.

Monica Frey Grimm

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Compartir

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More