La gratitud como camino a tú felicidad

En lugar de centrarnos en lo que no tenemos, centrémonos en estar agradecidos por lo que sí tenemos.

La gratitud debe estar la primera en nuestra lista de prioridades diarias.

Te quiero contar cinco maneras sencillas para que incorpores la gratitud en tu vida de forma regular

Mantén una lista de gratitud diaria

Escribe al menos cinco cosas por las que estés agradecido cada día. Puede ser tan simple como: "Estoy agradecida por esta taza de café"; o tan profundo como: "Estoy agradecida por mi hermosa vida".

Practica reconocer las cosas buenas cada día, y pronto las verás por todas partes.

Quiero animarte para que añadas cosas nuevas a tu lista todos los días. Todos tenemos miles de cosas por las que estar agradecidos. Abre tu mente y siente como la gratitud fluye hacía ti.

Juega a PDG (Presume, Deseo, Gratitud)

Prepara una lista de correo que incluya algunos amigos o familiares y luego selecciona la opción: "Responder todos". Incluye en el mensaje alguna cosa de la que presumas, un deseo, y una gratitud.

Reconoce públicamente un logro o una cualidad positiva. Expresa una esperanza futura, y da gracias por lo que ya tienes. Esto te conectará con el bien en tu vida pasada, presente y futura. Además, te acercará a tus seres queridos y te recordará porque son tan maravillosos.

Recita una afirmación diaria

Todos tenemos la capacidad de crear un futuro feliz, y las afirmaciones son una herramienta poderosa para atraer las experiencias positivas que queremos.
Escribe una afirmación, con declaraciones positivas en tiempo presente, de algo que quieres en tu vida. Recítala diariamente. Hazlo preferiblemente frente al espejo.

Escribir una carta de agradecimiento (a la antigua usanza, o sea, a mano)

Puedes escribir una carta a tu padre, madre, compañero de trabajo, amigo, hijo, cónyuge, o incluso a ti mismo. Hazle saber lo mucho que significa para ti y lo que aprecias su amor y su apoyo.
Es muy raro recibir una carta por correo ordinario en la actualidad, por lo que una nota escrita a mano es más valiosa que el oro.
La gratitud engendra más gratitud. Imagina lo agradecido que se sentirá el destinatario de la carta y lo bien que te sentirás tú al hacerlo.

Encontrar Perdón en la gratitud

Es especialmente difícil sentir aprecio por aquellos que nos han herido, y, sin embargo, esta ira sólo prolonga el sufrimiento y refuerza nuestra conexión con un pasado doloroso.
Trabaja para poder perdonar a estas personas buscando una manera de darles las gracias. Sé que es difícil, pero también sé, por experiencia propia, que funciona. Una persona me hizo bastante daño hace ya tiempo. En un principio la ira te ciega y no tienes ganas de verle ni de hablarle. Después te das cuenta de que eso no vale la pena, que el que más sufre con esta actitud eres tú. Así que me trabajé en este sentido y funcionó. Hoy por hoy, sigue siendo una persona cercana, no tanto ni de la misma manera que lo era antes, pero le sigo teniendo mucho aprecio y cariño. Esto lo hice en contra de la opinión de mucha gente cercana, pero, la opinión que contaba era la mía y actué como yo creía que debía hacerlo....y no me equivoqué.
Créeme, cuando te tomas un tiempo para practicar, la gratitud se adapta a ti como un guante. Todo es más sencillo. Todo es mejor.

No es que las personas felices sean agradecidas...
Son las personas agradecidas las que son felices



Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tus comentarios: Por favor se respetuoso.

Monica Frey Grimm

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Compartir

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More